La velocidad de obturación
Luis Zapico  - nature photographer
Luis Zapico  - nature photographer
La velocidad de obturación

V E L O C I D A D   D E   O B T U R A C I Ó N

La velocidad de obturación es uno de los conceptos básicos de la fotografía, debe quedar claro porque a partir de aquí se comprende, básicamente, todos los tipos de fotografía.

La fotografía consiste, a día de hoy digital, en que un sensor capta la imagen del exterior, que viene rebotada, en el caso de las cámaras réflex por un espejo que envía el mundo a través del objetivo hacia el visor. Lo que se ve por el visor es lo que hay, exactamente, al otro lado del objetivo. Cuando el fotógrafo pulsa el disparador el espejo se levanta, permitiendo que la imagen sea captada por el sensor, la velocidad a la que la cortinilla del obturador se levanta y se baja -o se abre y se cierra- es conocido como velocidad de obturación.

La velocidad de obturación, por tanto, mide la cantidad de tiempo que el espejo permite la entrada de luz hacia el sensor es por eso que tiene una relación directa con la luminosidad de la imagen. Cuanto más tiempo esté abierto el obturador más luz pasa y más luz capta el sensor, de ahí que se puedan obtener imágenes completamente luminosas en situaciones tremendamente oscuras, como por ejemplo en una noche.

Lo ilustro con dos imágenes:

htmlrich_fichimagen.jpg

Esta fotografía está tomada en una noche en que pasaba un coche, el sol ya se había puesto, era la hora azul, para captar la suficiente luz para ver nítido el entorno tuve que dejar el obturador abierto varios segundos, la suerte de que un coche pasara por ahí e iluminara la carretera ayudó a mantener iluminado el primer plano, pero al estar el sensor captando información durante un tiempo, el objeto no pudo ser congelado, quedando solo reconocible por una leve sombra y las luces que tras de sí dejaban sus faros.

 

htmlrich_fichimagen101.jpg

 

Esta foto es la situación opuesta, era por la mañana, el sol bañaba todo el lugar, el cielo, que es el sitio más iluminado que tenemos tenía una luz fuerte, quizá solo atenuada por un cielo plagado de nubes. Para captarlo con la luz correcta el tiempo en que el obturador debe permanecer abierto ha de ser mínimo, una centésima parte de un segundo quizá. Con tan poco tiempo es entendible que todos los objetos que pasen, suponiendo que tienen una velocidad moderada, sean congelados. Es el caso de este avión que despegaba de una pista contigua a la imagen.

Partiendo de este punto entendemos ya que la velocidad de obturación tiene una importancia radical en la luz, pero no es lo único, también número f (diafragma) y velocidad ISO influyen en este parámetro, y también, hemos concluído, que influye sobre la forma en que se ven retratados los objetos, dependiendo de su velocidad y de la velocidad de obturación de nuestra imagen, se pueden ver congelados con total nitidez, difusos por su propio movimiento o incluso pueden no verse.

La velocidad de obturación se mide en segundos, y van desde el modo Bulb (el espejo permanece levantado tanto tiempo desees) hasta en la mayoría de los casos 1/4000, es decir, el espejo permanece abierto 0.00025 segundos.


contenidos © Luis Zapicocreado en Bluekea